Senda de la Acequia de la Sierra hasta el Mirador de las Cascadas del Arroyo de Cabeza Pinillo (Valle del río Berbellido)

FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
FOTOGRAFÍA: iPhone 11 Pro.
ZONA: Macizo del Pico del Lobo-Cebollera, Valle del río Berbellido - Sierra de Ayllón, Sistema Central.
DESDE: la Cerca del Brinco (1497 m), ladera N del Cerro de Peñalba, Guadalajara.
CERCA DE: Peñalba de la Sierra y Bocígano (provincia de Guadalajara).
ÉPOCA: junio de 2021.
TIPO DE RUTA: lineal, ida y vuelta.
NIVEL DE DIFICULTAD: bajo (si está desbrozado), alto (si está cerrado de vegetación).
Datos descargados de GPS iPhone 11 Pro: Longitud: 11,4 km. Desnivel acumulado positivo: 236 m. Desnivel acumulado negativo: 236 m. Punto más alto: 1641 m. Punto más bajo: 1417 m. Tiempo empleado: 4 h 06 min (con calma y paradas para sacar fotos y marcar waypoints). Tiempo en movimiento: 2 h 54 min.
MATERIAL: GPS, senderismo.
AGUA: no hay fuentes. Se cruzan múltiples regueros que atraviesan la acequia.
SEÑALIZACIÓN: no.

ITINERARIO:
Cerca del Brinco (1497 m, ladera N del Cerro de Peñalba) – Collado (1521 m) – Cordel de las Peñuelas – Senda de la Acequia de la Sierra – ladera de Mata Redonda – ladera de Pinarejo – ladera de La Zarza – Mirador de las Cascadas del Arroyo del Agua Fría – El Colmenar (1640 m), Mirador de las Cascadas del Arroyo de Cabeza Pinillo y vuelta por el mismo camino.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías, fotos) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Senda de la Acequia de la Sierra hasta el Mirador de las Cascadas del Arroyo de Cabeza Pinillo (Valle del río Berbellido)

EL ENTORNO:
Descubre más acerca de la zona en los siguientes enlaces de nuestro blog:
La Sierra de Ayllón
Macizo del Pico del Lobo-Cebollera

EL RÍO Y EL VALLE:
El Berbellido es un río de la Sierra de Ayllón, afluente del Jarama. Nace en el Valle de los Cantos, un pequeño circo al pie del Pico del Lobo (2273 m) y Las Peñuelas (2215 m). Su cauce discurre en dirección S-SE por un impresionante valle delimitado al O por la alineación montañosa conformada por la Cuerda de las Mesas, Cabeza Pinillo (2056 m), la Loma del Picaño (2044 m) y la Loma de Las Huelgas, y al E por el Cordel de las Peñuelas. Tras pasar bajo el pueblo de Bocígano, recibe las aguas del Arroyo de las Canalejas y poco después, a la altura de Montes Claros, entrega las suyas al Jarama. El del Berbellido es un valle perdido y solitario, cuyo fondo, rodeado de montañas de más de 2000 m, es angosto y muy inaccesible, lo que lo convierte en uno de los parajes más vírgenes de Ayllón.

La Acequia de la Sierra es una antigua canalización que recoge el agua del Berbellido al pie de la Buitrera de los Lobos (Cuerda de las Mesas), a unos 1650 m de altitud, y la transporta valle abajo paralela al río por su margen izquierdo. Tras abastecer de agua a los huertos de la aldea de Cabida, se va separando progresivamente del Berbellido para dirigirse a Colmenar de la Sierra, por debajo del cual termina desembocando en el Jarama en las "Huertas del Río Arriba". Una senda, que arranca en la GU-187 a la altura de Cabida, recorre la Acequia hasta su origen. El estado de la misma puede variar en función de los trabajos de limpieza y desbrozado realizados durante el año. 

LA RUTA:
La ruta de hoy remonta el Valle del río Berbellido por la Senda de la Acequia de la Sierra desde el Cerro de Peñalba hasta el Mirador de las Cascadas del Arroyo de Cabeza Pinillo.

Partimos de la Cerca del Brinco (1497 m), ubicada en la ladera N del Cerro de Peñalba. Para llegar a este lugar, seguimos la carretera GU-187 hacia Peñalba de la Sierra y unos 500 m después de coronar el Alto de Cabeza Antón, iniciando ya el descenso final al pueblo, tomamos una pista forestal que sale a la izquierda, por la que se puede circular con cualquier coche (a día de hoy está en perfecto estado). Tras aproximadamente 1 km, poco antes de llegar a una bifurcación, aparcamos a mano derecha.

Comenzamos la ruta abandonando la pista (que sigue de frente hacia el Cerro Águila y la Loma de Los Colladillos) y subiendo por el ramal de la izquierda, por el que en apenas 100 m alcanzamos un pequeño collado (1521 m) ubicado al NO del Cerro de Peñalba, en el que nos incorporamos al Cordel de las Peñuelas.

Continuamos hacia la derecha por el camino que recorre la cuerda en dirección a la Morra del Segoviano y La Cebosa. Tras unos 300 m, nada más dejar unas colmenas a la derecha (ojo en esta época que es muy peligroso acercarse), nos desviamos a la izquierda por la Senda de la Acequia de la Sierra, que enseguida se muestra como un sendero perfectamente definido con una suave pendiente ascendente.

Inicialmente discurre sobre la ladera de Mata Redonda, con estupendas vistas: hacia la izquierda, de la perdida aldea de Bocígano; y al fondo, en la vertiente occidental del valle, de la Loma del Picaño.

Después, sobrevuela la ladera de Pinarejo bajo la Morra del Segoviano, frente por frente a la Loma de las Huelgas.

Y posteriormente, con la precima de La Cebosa ya en el horizonte, pasamos sobre la ladera de La Zarza, donde empezamos a ver tajeas transversales de mampostería en el camino, que canalizan el agua de las pequeñas corrientes que lo cruzan. En una pequeña pradera parece intuirse una vía de subida a La Cebosa.

A partir de ahí, el sendero discurre frente a la cara E de la Loma del Picaño por el que es el último tramo desbrozado de la ruta.

Tras haber recorrido 4,2 km, a 1600 m de altitud, el panorama cambia por completo. El sendero se estrecha y se vuelve más angosto. Una espectacular roca de «seixo» (como le llamamos en Galicia al cuarzo 😜), que hay a la izquierda, nos sirve de punto de referencia.

Al otro lado del río, comenzamos a identificar las 3 lomas que separan el Picaño de la Cuerda de las Mesas: las 2 primeras coronadas por el Cerro de Matarredonda (2050 m) y la tercera que corresponde a la Loma de Cabeza Pinillo (2056 m). Entre la Loma del Picaño y Matarredonda baja el Arroyo del Agua Fría y entre Matarredonda y Cabeza Pinillo, el Arroyo de Cabeza Pinillo.

Antes de llegar a la altura de la Vertiente del Agua Fría, hemos de superar un par de pequeñas pedreras en las que la senda se hace un poco más aérea, pero nada de preocupar. Como curiosidad, entre las piedras sobresale de vez en cuando el tubo que canaliza el agua (la auténtica acequia).

Al llegar frente a la Vertiente del Agua Fría, distinguimos en la lejanía 2 chorros que forma el arroyo en su descenso hacia el Berbellido.

La maleza nos dio entonces un respiro y la senda volvió a mostrarse más o menos diáfana, con la Cuerda de las Mesas (Buitrera de los Lobos) asomando ya al fondo del valle.

Pero fue solo un espejismo, porque a los 200 m volvió a cerrase y para colmo en una zona anegada.

Saliendo de ésta, encontramos la explicación al estado de abandono de la senda y la prueba definitiva de lo que antaño debió ser 😜: la pala en ruinas que años atrás debió realizar los trabajos de desbrozamiento de la Acequia y que, vete a saber por qué, aquí quedó.

Escasos metros más adelante, llegamos al punto desde el que se divisan las Cascadas del Arroyo de Cabeza Pinillo, 3 saltos de agua por los que el arroyo se precipita al Berbellido. La zona es El Colmenar, a unos 1640 m de altitud, ubicada en la ladera O de La Cebosa. La vista del valle desde aquí es espectacular. A la izquierda de las cascadas, se puede intuir el lugar donde se localiza la escondida Cueva de Juan Viejo.

Y aquí lo dejamos. Podíamos haber seguido, porque la senda pintaba más o menos igual valle arriba, pero el tiempo, tan rápidamente cambiante en montaña, nos jugó una mala pasada. En un abrir y cerrar de ojos, se cubrió todo de negros nubarrones y se desató una fuerte tormenta con aparato eléctrico y granizo como canicas. De esas que dan miedo. Así que volvimos por el mismo camino de la ida. Llegamos calados, no tanto por la lluvia, sino por la espesa vegetación, que empapa de abajo a arriba.

Desde el punto de vista técnico, la ruta no revestiría dificultad alguna si la senda estuviese desbrozada, en cuyo caso no dejaría de ser un agradable paseo en suave subida. Sin embargo, a día de hoy, el último kilómetro y medio está bastante impracticable y no es en absoluto cómodo.

En resumen, una ruta original y de magníficas vistas por el que para mi es el valle más espectacular de la Sierra de Ayllón (quizá con el permiso del Valle del río Zarza o Arroyo de la Hoz). Una pena que no se cuiden más y mantengan abiertas este tipo de sendas ancestrales que llegan a sitios de otro modo inaccesibles. En cualquier caso, a veces, para llegar a parajes recónditos y vírgenes hay que salirse de los caminos convencionales y pagar el precio de «pelearse» un poco con la naturaleza, pero la aventura merece la pena.