El Caurel

«Si hay algún lugar en España que de verdad parece ser inmune a la devastadora presencia del ser humano, esa es la Sierra del Caurel. O Courel es silencio, es paz, es un rincón del mundo en el que quizás solo habitan pequeños gnomos invisibles para el hombre, que tallan misteriosas inscripciones en los troncos de los árboles llamadas a durar eternamente. Pasear por O Courel es sumergirse en un mundo mágico, donde se deja de ver el cielo azul y uno se adentra en espesos túneles con bóvedas hechas de la más hermosa vegetación, que dibujan sobre nosotros una acuarela perfecta. El que va una vez al Caurel volverá, y si no puede, lo retendrá para siempre en su memoria y en su corazón como uno de los lugares más hermosos que jamás haya visitado»

La Sierra del Caurel (O Courel en gallego) es una cordillera montañosa situada al sureste de la provincia de Lugo. Sus 21000 hectáreas se extienden en torno a los municipios de Folgoso do Courel, Quiroga y Pedrafita do Cebreiro. Ubicada en el centro de un área de naturaleza en estado puro, tiene al N al Alto do Cebreiro y el Camino de Santiago; al NE a su vecina Sierra de los Ancares; al E la Vega del Valcarce; Al SE los Montes Aquilianos (Montes de león), Al S la Comarca de Valdeorras; y al SO la Ribeira Sacra, la Sierra de Queixa y El Parque Natural do Invernadeiro.

El origen del nombre “Caurel” es controvertido. Algunos dicen que es prerrománico y otros que deriva del vocablo latino “aureum” (oro), ya que en esta zona los romanos tenían varias explotaciones mineras de este metal. En el entorno del Caurel se daban una serie de circunstancias favorables para la extracción del oro a cielo abierto: 1) eran tierras de aluvión con polvo de oro; 2) había abundante agua y la suficiente pendiente como para utilizarla como fuerza hidráulica; y 3) existían suaves pendientes hacia el río Sil para los desagües. El sistema utilizado para la extracción era el llamado “Ruina montium”, que consistía en que el agua de los riachuelos de montaña se canalizaba y embalsaba en la parte superior de la explotación; la montaña se horadaba con una cuidadosa red de galerías muy pendientes soltando el agua a través de ellas; y finalmente, la fuerza del agua deshacía la montaña y arrastraba las tierras auríferas hasta los lavaderos. Entre las minas más importantes estaban A Toca, Torubio y Millares.

La Serra do Courel está considerada uno de los paraísos naturales de Galicia y España. Un lugar perdido y único en el que, al pie de picos que superan los 1500 m de altitud, encontramos profundos y frondosos valles en los que el bosque Mediterráneo convive en perfecta armonía con el Atlántico. Entre ellos, pequeñas aldeas perdidas en las que el tiempo parece haberse detenido.

Montañas y ríos

Las cumbres más altas del Caurel son el Pico Formigueiros (1643 m), O Faro o A Cotela do Faro (1615 m), Pía Páxaro (1610 m), Teso das Papoulas (1604 m), el Alto de Capeloso (1598 m), Montouto (1541 m), Pico Grande (1549 m) y Pena Redonda (1485 m). Los ríos que la atraviesan son el Lor, el Quiroga y el Soldón, todos afluentes del Sil, a quién entregan sus aguas al sur de la sierra.

Aunque el techo de la zona N de la sierra es A Cotela do Faro (1615 m), el pico más emblemático es el Alto de Capeloso da Capela o «Monte Capeloso» (1598 m), techo de la pequeña Serra da Escrita y uno de los mejores miradores del Caurel debido a su estratégica ubicación.

Vegetación y devesas

La riqueza y variedad de las especies arbóreas del Caurel es enorme. Sus laderas están tupidas por castaños, robles, tejos, hayas, fresnos, alisos, avellanos, acebos, serbales de cazadores y orquídeas salvajes, los cuáles conviven en perfecta armonía, colonizados por un exuberante liquen y siendo surcados por multitud de pequeños riachuelos. Todo ello para formar bosques encantados en los que apenas entra la luz.

Hay quien asegura que el Caurel es “la Reserva Botánica más importante de Galicia” y ello es debido a que alberga varias “Devesas”. Una Devesa es un bosque de tipo atlántico orientado al norte. Actualmente, en la Sierra del Caurel quedan pocas y están siempre en laderas muy empinadas y muy húmedas. La más conocida de todas es la “Devesa da Rogueira”, la auténtica joya ecológica de la sierra. Este paraje único y mágico alberga 3 km cuadrados de bosque autóctono, en el que conviven la práctica totalidad de las especies vegetales naturales de Galicia que no tienen ámbito costero, destacando los castaños, acebos, hayas, tejos, robles, serbales, abedules y orquídeas silvestres.

Además, en la Devesa se encuentra la «Cova do Vello«, con aguas subterráneas, y las Grutas de O Oso, que están consideradas un habitáculo rupestre. En su parte alta hay también un manantial muy curioso conocido como “Fontes da Rogueira”, “Fontes do Cervo” o “Fontes da Fame”. Este lugar alberga una singular combinación de dos tipos de fuentes que surcan la misma pared: una de aguas cristalinas y de origen calcáreo, que constituye el nacimiento del Arroyo de la Brancha; y otra rojiza, de origen ferruginoso. Y por supuesto, abundan los pequeños riachuelos y ríos, e incluso hay alguna pequeña laguna glaciar (Lagoa da Lucenza).

Otra Devesa menos popular, pero no por ello menos bonita, es la Devesa da Escrita o Devesa Grande de Paderne, ubicada al sur del Río Pequeno.

Nota del autor: las fotografías de esta página de mi blog son todas mías, a excepción de las de la Laguna da Lucenza, que están tomadas de La Voz de Galicia y del Concello de Quiroga, y algunas de las de Capeloso y la Devesa da Escrita, que son de mi admirado Xan Ramírez, del Club de Montaña de Ferrol.

Rutas

Descubre alguna de las rutas de senderismo que se pueden realizar por este entorno en los siguientes enlaces:

Rutas de senderismo por la Sierra del Caurel
Capeloso desde Vega de Valcarcel
Capeloso desde Busmayor


Agradecimientos: a Xan Ramirez, del Club de Montaña de Ferrol, quien siempre de forma desinteresada me ayuda con la toponimia, corrige mis errores y enriquece mi blog con sus buenas fotografías.