Sierras de O Xistral y da Carba

La Serra do Xistral constituye el núcleo principal del macizo montañoso que separa la Terra Chá del Mar Cantábrico y que se conoce por el nombre de “Sierras Septentrionales de Galicia”. También forman parte de esta cordillera los apéndices del Xistral: Serra da Toxiza, Serra da Carba, los Montes de Buio y dos Cabaleiros, la Serra da Gañidoira y el Monte Guriscado. Está ubicado entre las provincias de La Coruña y Lugo y se extiende por los municipios de As Pontes de García Rodríguez, Abadín, Alfoz, Mondoñedo, Muras, Ourol, Valadouro, Vilalba, Xermade, Xove, Viveiro y Cervo. La Sierra y las Riberas del río Sor han sido declaradas Espacio Natural Protegido y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

El Xistral es un intrincado macizo formado por montañas alomadas, de aspecto aparentemente amable y de no mucha altitud, pero con un clima muy hostil. La altitud media es de 700 m sobre el nivel del mar. Sus cumbres más altas son el Monte Cadramón (1062 m), Seixo Branco (1.057 m), Chao de Lamoso (1.039 m), Xistral (1.031 m) y Lombo Pequeño (1.027 m). El viento y las nubes, que entran directamente desde el Cantábrico y chocan con estas montañas descargando constantes precipitaciones en medio de una densa niebla, hacen de esta sierra y su entorno un lugar duro e inhóspito, donde solo unas pocas aves sobreviven con éxito. De hecho, es la zona de España con menos sol. En invierno, a pesar de su moderada altura, la lluvia suele transformarse en nieve con cierta frecuencia.

El paisaje que encontramos en O Xistral parece una réplica de montañas del norte de las islas británicas o de Escandinavia, grandes superficies de turberas envueltas por niebla y misterio. Solo hay asentamientos humanos tradicionales en los valles, a mucha menor altitud, donde las temperaturas medias son mucho más elevadas. El régimen de precipitaciones y la orografía hace que en sus entrañas nazcan numerosos ríos que fluyen hacia cuencas diferentes, entre los que están el Eume, Landro, Masma, Sor y Ouro.

Clásicamente, los montes de esta sierra han sido explotados únicamente por la ganadería extensiva, vacas y caballos que, aún hoy, se pueden ver pastando en libertad. Bien entrado el siglo pasado, se intentó cultivar pinos con éxito desigual debido a la dureza del clima. Actualmente, el gran recurso energético de estas sierras es el viento, que es intensamente aprovechado mediante molinos de viento. Nada hay para mi más antiecológico que estos horribles armatostes mecánicos que afean enormemente el paisaje, violando el silencio, la paz y la hermosura de las cumbres. Montaña y metal siempre se han llevado mal (véase Pico del Lobo en Guadalajara, estaciones de esquí), pero los polítiquillos de salón por desgracia son así y si vende y da votos, se hace.

La Serra da Carba es una pequeña alineación montañosa ubicada en la parte sur-suroeste de la más grande Serra do Xistral, al norte de la Terra Chá. Forma parte del grupo de las llamadas “Sierras Septentrionales de Galicia”, que incluye la Serra do Xistral y sus ramificaciones (Serras da Toxiza y Carba, los Montes de Buio y dos Cabaleiros, la Serra da Gañidoira y el Monte Guriscado). Este conjunto de sierras separa la Terra Chá del mar (Mariña de Lugo y Mar Cantábrico). La cumbre más alta de la Sierra da Carba es el Monte Monseivane (935 m de altitud según el Instituto Geográfico Nacional).