Integral cuerda de Ancares: 17 cumbres desde Balouta a Deva

«Una sierra tan remota, solitaria y mágica esconde sin duda innumerables historias, como la de los obispos de Lugo, Asturias y León, que supuestamente se reunían en la campa que hoy da nombre a uno de sus picos (Tres Bispos); o la de los ejércitos de Octavio Augusto, que establecieron dos campamentos avanzados en A Recacha y Granda das Xarras, entre Balouta y Cuatro Carballos, desde los cuáles atacar al ejército astur-cántabro. Pero sin duda alguna, la mejor historia es la que cuenta cada uno de los montañeros que recorren este lugar, donde el silencio y la paz son infinitos. Nuestra historia de hoy es la historia de superación de Rafa, Carlos y el que escribe estas líneas, que vencieron al agotamiento, a la pendiente, al calor y a sus miedos, para recorrer de principio a fin las magníficas cumbres de Ancares…un sueño hecho realidad.»

FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
FOTOGRAFÍA: iPhone 6 y alguna foto de archivo.
ZONA: Sierra de Los Ancares, provincias de León y Lugo, Comunidades de Castilla-León y Galicia.
DESDE: Balouta, León.
CERCA DE: Balouta, Suárbol, Piornedo, Vilarello, Deva.
ÉPOCA: agosto de 2016. Tiempo despejado. Tª: 10-25 ºC.
TIPO DE RUTA: lineal, solo ida.
NIVEL DE DIFICULTAD: alto.
Datos descargados de GPS GARMIN: Longitud: 33,71 km. Desnivel acumulado positivo: 2446 m. Desnivel acumulado negativo: 2439 m. Cota máxima: 1987 m. Cota mínima: 1110 m. Tiempo empleado: 13 h 29 min.
Datos descargados de GPS SUUNTO Ambit 3: Longitud: 33,61 km. Desnivel acumulado positivo: 2606 m. Desnivel acumulado negativo: 2613. Punto más alto: 1991 m. Punto más bajo: 1113 m. Tiempo empleado: 13 h 29 min. 
MATERIAL: GPS, senderismo (sin nieve). Raquetas, piolets, crampones, casco (con nieve, hielo).
AGUA: No hay fuentes. Al principio se cruza el Regueiro de Arneiroso (que puede llevar agua o no según la época) y al final el río de Brego.

ITINERARIO:
Balouta (1100 m) – El Arneiroso – El Acebal – Pico Miravalles (1966 m) – Cordal de Sierra Bruteira – Puerto de Ancares (1669 m) – Alto del Puerto (1682 m) – Refugio del Puerto de Ancares (1648 m) – Peña Venera (1813 m) – Collado de Cabana (1762 m) – Brañutín (1886 m) – Collado (1833 m) – Alto de Cuiña (1992 m) – Pico Penalonga (1896 m) – Mallada del Mostallar (1699 m) – Pico Mostallar (1934 m) – Pena del Castillín o del Portillín (1881 m) – Pico de Lagos o Lanza (1866 m) – Collado (1748 m) – Corno Maldito (1859 m) – Charcas (1849 m) – As Merendas (1796 m) – Os Penedois (1786 m) – Pico de Tres Bispos (1794 m) – Campa das Ovellas (1703 m) – Golada das Brañas (1661 m) – Alto da Trapa (1671 m) – Golada da Trapa (1586 m) – Alto de Valongo (1683 m) – Golada de Valongo (1609 m) – Alto das Becerreiras (1699 m) – Golada de Cardiadelos (1596 m) – Calangros de Brego – Penas de Verdía (1762 m) – Pico Penarrubia (1822 m) – Penas de Verdía – Calangros de Brego – Golada de Cardiadelos – Campa de Brego (1380 m) – Serra das Maseiras – Deva (1104 m).

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Integral cuerda de Ancares: 17 cumbres desde Balouta a Deva

EL ENTORNO:
Descubre más acerca de la zona en el siguiente enlace:
Los Ancares

LA RUTA:
En mi muy querida Sierra de los Ancares, esta es la ruta entre las rutas. Partiendo de Balouta y con final en el perdido pueblo de Deva, esta formidable travesía nos permite coronar una tras otra las cumbres del cordal principal de Ancares, 17 cimas: las 10 más emblemáticas (Miravalles, Cuiña, Penalonga, Mostallar, Lanza o Lagos, Corno Maldito, Charcas, Os Penedois, Tres Bispos y Penarrubia) y 7 cumbres secundarias (Peña Venera, Brañutín, As Merendas, Alto da Trapa, Alto de Valongo, Alto das Becerreiras y Penas de Verdía).

Salimos de Balouta con las primeras luces del día.

Al SE del pueblo, tomamos un sendero que nos condujo ladera arriba, atravesando El Arneiroso y el rego del mismo nombre, hasta alcanzar el cordal de Sierra Bruteira a la altura de El Acebal. La subida hasta aquí es muy exigente (4 km al 16% de pendiente media), más teniendo en cuenta que nos pilló con las piernas frías.

Siguiendo la senda cimera de Sierra Bruteira hacia la izquierda (dirección NE), en apenas 900 m llegamos a la cima del Miravalles (1966 m). En total, desde la salida han sido 5 km al 17,4% de pendiente media. Las vistas son excelentes, pudiéndose divisar los otros grandes picos de Ancares (al SO), el Valle de Balouta (al O), la Sierra de la Corredoira, el Valle de Fornela e incluso, en la lejanía, Somiedo y Las Ubiñas (al E).

IMG_2696
Vista panorámica desde la cima del Miravalles (1966 m).

Tras disfrutar del increíble paisaje, descendimos siguiendo el cordal de la Bruteira en dirección SO.

Al llegar al Puerto de Ancares (1669 m) o «Alto de Balouta» para los lugareños, cruzamos la carretera y retomamos la cuerda en dirección al Cuiña. Inicialmente subimos un pequeño cerro llamado Alto del Puerto (1682 m) y desde allí bajamos al Refugio del Puerto de Ancares (1648 m).

El siguiente pico que nos encontramos es Peña Venera (1813 m), la cumbre más septentrional del Circo del Cuiña. La senda cimera no pasa por su cima, por lo que para llegar a ella tuvimos que desviarnos un poco a la izquierda ascendiendo por un pedregal.

Bajando por una trocha hecha por el ganado, nos reincorporamos al sendero en el Collado de Cabana (1762 m).

A continuación, ignorando un ramal que sale a la izquierda en dirección al Lago del Cuiña y El Campanario, subimos al Brañutín (1886 m), un pico sin nombre en los mapas del IGN, pero con una preciosa y escarpada ladera E.

Por su posición central dentro el Circo, las vistas desde la cima son muy buenas.

Sin apenas esfuerzo, bajamos hasta el collado (1833 m), que separa los Valles de Ancares (al E) y del río de la Vega (al O). Abajo, en dirección E, vemos el Refugio del Cuiña.

Desde allí, tras otros 700 m de exigente subida en la que disfrutamos de una magnífica vista de la Laguna glaciar, alcanzamos el Alto de Cuiña (1992 m).

La cima del «techo de Ancares» es muy amesetada, pero las vistas hacen honor al título.

IMG_2731
Vista panorámica E desde la cima del Cuiña.
Vista panorámica NE.

Seguimos por la senda, realizando una pronunciada bajada hasta el collado (1756 m) ubicado al SO, un paso de montaña a caballo entre los valles del río de la Vega y del Burbia.

Asombrados ante la impresionante cara N del Mostallar, una vertical pared de roca que nos recuerda mucho a nuestra querida Maliciosa en la Sierra de Guadarrama, afrontamos la corta pero dura subida hasta la cima del Penalonga (1881 m), 700 m en los que superamos 130 de desnivel (pendiente media del 18,6%). En este punto abandonamos tierras leonesas para pasar a Galicia.

Para bajar del Penalonga, continuamos un poco por su espinazo en dirección NO hasta dar con una trocha que baja en diagonal a la Mallada del Mostallar (1699 m), el collado a los pies del pico del mismo nombre. Esto es más fácil que descender directamente pegados a la alambrada o atravesando los múltiples canchales que hay en la parte alta de la falda S.

Aquí conectamos con el camino que sube desde Piornedo y comenzamos una de las subidas más duras del día por la arista NO del Mostallar. Se hace pegados a la valla, aunque en un tramo se puede uno desviar un poco a la derecha para salvar un canchal. Son unos 900 m al 25% de pendiente media hasta coronar el techo de los Ancares gallegos. El Mostallar o Mustallar es una de mis montañas favoritas. Cuando lo subes sientes la fuerza con la que te atrae. Su cima, ubicada a 1934 m de altitud, es un lugar muy especial. De todas las vistas que ofrece, me quedo con la del Valle del Burbia, de un verdor y una profundidad asombrosas.

IMG_2755

El comienzo de la bajada es fácil, pero enseguida nos encontramos con el escollo de la Pena del Castillín o del Portillín (1881 m), una gran masa de piedra que desafiante nos impide el paso. En alguna de nuestras rutas la hemos escalado, pero en esta ocasión optamos por bordearla por la derecha. Tiene su pequeña dificultad y puede ser necesario ayudarse un poco con las manos, pero se pasa sin mayores problemas.

Al otro lado, continuamos bajando un poco hasta un pequeño collado (1823 m), para a continuación subir al Pico Lanza o de Lagos (1866 m). Hacia el NO, el cordal de la Serra de Villous, que hemos recorrido en otra ocasión. Hacia el E y abajo, podemos divisar las Lagunas de Villouso, con poca agua en agosto, pero que todavía destacan en lo alto del valle del mismo nombre.

Ante nosotros, en dirección SO, nuestros dos próximos objetivos, Corno Maldito y Charcas. Pero antes, hemos de bajar al bonito collado que los precede (1748 m), al cual llega también una senda que sube desde el Valle de Villouso.

Para acceder a la cima de Corno Maldito (1859 m) hay que desviarse un poco del sendero hacia la izquierda y subir por una trocha.

Posteriormente, bajando campo a través por la suave falda O, nos reincorporamos al camino para llegar al Pico Charcas (1849 m), también llamado «Pico dos Charcos», que a diferencia de Corno Maldito está rematado por un gran hito de piedras. A esta altura me empecé a quedar sin batería en el móvil, por lo que algunas de las fotos que muestro son de archivo y no corresponden a esta ruta.

Entre al Charcas y Os Penedois se interpone una pequeña y curiosa montaña, olvidada en los mapas, pero conocida por los ancareños como As Merendas (1796 m). La senda la rodea por la derecha, aunque es bonito pasar por su cima y contemplar desde allí el rocoso cresterío que tenemos por delante.

Y después de 19 km de sufrido sube y baja, tocó afrontar el paso de Os Penedois (1786 m), también conocido como «Os Penedos de Donís«, una espectacular cresta rocosa cuyo paso cimero es un poco aéreo, pero lo suficientemente amplio como para pasar sin problemas. En su parte final hay que hacer un pequeño destrepe por su margen izquierdo ayudándose de las manos.

Superado el escollo, llegamos sin dificultad a la cima del Pico dos Tres Bispos (1794 m), desde el que, volviendo la vista atrás, contemplamos con asombro el largo cordal que habíamos recorrido. En dirección S-SO, lo que todavía nos quedaba por delante hasta la última gran cumbre de Ancares, el ganchudo Pico Penarrubia.

Para la bajada, en vez de ir directos por la cuerda (muy cerrada de matorral), bajamos primero en dirección O hasta la Campa das Ovellas (1703 m). Allí tomamos una trocha a la izquierda que bajando en diagonal (dirección SE), nos condujo hasta la Golada das Brañas (1661 m). Durante el descenso, pudimos disfrutar de la vista de los preciosos Valles de Brego (a la derecha) y de Porcarizas (al fondo).

Creíamos que quedaba ya poco, pero la ascensión al Penarrubia desde aquí por el cordal que arranca en dirección SO es una ruta en si misma. Son casi 5 km de sube y baja. El fuerte calor, el agua escasa que íbamos ya racionando y las cansadas piernas convirtieron este tramo en una auténtica prueba de resistencia.

Si siguiésemos de frente desde la Golada bajaríamos hasta As Charcas y el Refugio de Pena Cabalar, principio del Valle de Porcarizas. Nosotros giramos a la derecha (dirección S) para continuar por la cuerda, que comienza con una pequeña subida hasta los roquedos del Alto da Trapa (1671 m).

Tras un corto pero pronunciado descenso, llegamos a la Golada da Trapa (1586 m), al pie del Monte Valongo. Por la derecha llega un camino que viene desde la Campa dos Tres Bispos y otro que sube desde el Refugio de Brego.

Ignorando ambos, continuamos de frente para subir al Alto de Valongo (1683 m). El sendero es bastante evidente entre el matorral, aunque algunas estaca metálica y marcas de coto nos sirven también de guía. Desde su redondeada cima hay varias trochas que descienden hasta la Golada de Valongo (1609 m). Lo más fácil para bajar es guiarse por la pequeña valla de alambre que hay a la izquierda. Por la derecha del collado, que es el más grande del cordal y zona frecuente de pasto, llega un sendero que viene desde la Golada de Vara (aunque suele estar bastante tapado) y a su izquierda (según miramos al Penarrubia) nace el Rego de Valongo.

Sin apenas descanso, superamos casi otros 100 m de desnivel hasta el Alto das Becerreiras (1699 m), desde el que pudimos admirar a nuestra izquierda el Valle de Tejeira.

Desde allí bajamos a la Golada de Cardiadelos (1596 m). A la derecha de este pequeño collado, adentrándonos un poco en el bosque, encontraremos la senda hacia al Refugio de Brego (por la que luego bajaremos).

De momento, seguimos de frente subiendo por los Calangros de Brego. Vamos paralelos a un antiguo vallado de alambre, dejando a nuestra derecha unas impresionantes losas graníticas y abajo el Lago Forrón (de origen glaciar y seco a estas alturas del verano). Este tramo siempre es incómodo, si hace malo, porque el empapado matorral te cala hasta el tuétano y si hace bueno, como era hoy el caso, porque las ramas arañaban sin compasión nuestras agotadas piernas expuestas por el pantalón corto. Llegamos así a las Penas de Verdía (1762 m), antesala del ataque final a la cima del Penarrubia o Pena Rubia (1822 m), el pico ganchudo, la cumbre 17 !!! Para acceder a ella la bordeamos por su derecha (por la izquierda se cae al abismo). Solo la emoción de haber coronado la última de las grandes cumbres de Ancares consigue que olvidemos el cansancio. Las imágenes desde la cima son de nuestras familias, que habían subido al pico para esperarnos y bajar juntos.

Apurando los últimos sorbos de agua de nuestras mochilas, iniciamos el descenso. Volvimos por el mismo camino hasta la Golada de Cardiadelos, donde, ahora sí, tomamos el escondido sendero que baja entre la espesura del bosque hasta la Campa de Brego (1380 m). Por fin el río !!! Nos refrescamos a gusto en las frescas aguas del Brego. A pocos metros, el bonito refugio de montaña.

Tras recuperar fuerzas, cruzamos el río para coger al otro lado el camino a Deva. Se trata de una preciosa senda que discurre a media ladera de la Serra das Maseiras, paralela al río Brego por su margen N, y que tras 4 km muere en el recóndito pueblo de Deva (1104 m), final de nuestra aventura.

El recorrido es difícil por la distancia recorrida (34 km), el desnivel acumulado positivo de 2606 m y el acumulado total de 5200 m. Tiene subidas muy duras, como la inicial al Miravalles o la del Mustallar; así como tramos técnicos, como el paso de la Pena del Castillín (en la bajada del Mustallar) o el paso de Os Penedois (algo aéreo). En general, la cuerda es fácil de seguir con buen tiempo. Hay algún tramo en el que puede haber cierta dificultad para seguirla, como es la conexión entre el Tres Bispos y la Golada da Trapa. En este caso, el desvío por la Campa das Ovellas es una buena solución.

La belleza y espectacularidad de los paisajes a lo largo de la cuerda es indescriptible. Las vistas de las grandes cumbres de Ancares y de sus múltiples valles como Balouta, Burbia, Porcarizas, Brego y Tejeira son impresionantes.

Gracias a mi hermano Rafa, luchador donde los haya, y a mi hijo Carlos, que con 14 años se supero a si mismo en este reto. Compartir con ellos esta épica ruta fue sin duda lo mejor. En la memoria y en el corazón de cada uno de nosotros quedarán para siempre esos momentos, sensaciones y pensamientos, tan íntimos que no se pueden transmitir, pero que nos hicieron vivir Los Ancares tan intensamente.