Peñalba de la Sierra-Alto de la Cruz-Loma de los Colladillos-Cerro del Águila-Loma de las Cabezas-Peñalba de la Sierra

Otra vez la Sierra de Ayllón, fuente inagotable de rincones mágicos, silenciosas cumbres, hermosos cordales y profundos valles. Esta vez, en torno al escondido pueblo de Peñalba de la Sierra y al río que la atraviesa, el Arroyo de Cañamar. Un lugar para quedarse, de esos que ya casi no quedan…donde solo se escucha el fluir del agua en el río y el cencerro de las vacas, donde no hay prisa por nada, donde en el bar «sólo venden botellines», donde Luis te explicaría durante horas los picos que rodean el pueblo, dónde las campanas, aun agujereadas por disparos de una guerra del siglo pasado, siguen repicando y quebrando por un instante el silencio y la armonía perfecta de la naturaleza…

  • FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
  • FOTOGRAFÍA: iPhone 6s.
  • ZONA: Entorno de los pueblos abandonados de Ayllón, Valle del Arroyo de Cañamar, Sierra de Ayllón – Sistema Central, provincia de Guadalajara.
  • DESDE: Peñalba de la Sierra (1278 m), provincia de Guadalajara.
  • CERCA DE: Peñalba de la Sierra, Cabida, Corralejo, Colmenar de la Sierra, Bocígano.
  • ÉPOCA: julio de 2018. Sol, Tª 21-29 ºC.
  • TIPO DE RUTA: circular.
  • DATOS TÉCNICOS:
    • Nivel de dificultad: moderado.
    • Datos descargados de GPS GARMIN: Longitud: 12,86 km. Desnivel acumulado positivo: 636 m. Desnivel acumulado negativo: 636 m. Cota máxima: 1723 m. Cota mínima: 1256 m. Tiempo empleado: 4 h 20 min (con paradas para fotos).
    • Datos descargados de GPS SUUNTO Ambit 3: Longitud: 12,69 km. Desnivel acumulado positivo: 677 m. Desnivel acumulado negativo: 677 m. Punto más alto: 1719 m. Punto más bajo: 1264 m. Tiempo empleado: 4 h 20 min.
  • MATERIAL: GPS, senderismo (sin nieve). Raquetas, crampones, piolets (con nieve, hielo).
  • AGUA: No hay fuentes. Se cruzan varios pequeños arroyos tributarios del Arroyo de Cañamar. Cerca de Peñalba se cruza el Arroyo de Cañamar.
  • TIPO DE FIRME: Campo a través por trochas hechas por el ganado, pista forestal.
  • SEÑALIZACIÓN: no.

ITINERARIO:
Peñalba de la Sierra (1278 m) – Pico del Águila (1507 m) – Pradera de Cañamar – Loma de los Colladillos (Riscos 1721 my 1686 m) – Collado de Peñalba (1528 m) – Cerro del Águila (1650 m) – Loma de las Cabezas (Risco 1579 m) – Cordel de la Quesera – Los Llanos – Cruce del Arroyo de Cañamar – Peñalba de la Sierra.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías, fotos) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Peñalba de la Sierra-Alto de la Cruz-Loma de los Colladillos-Cerro del Águila-Loma de las Cabezas-Peñalba de la Sierra

EL ENTORNO:
Descubre más acerca de la zona en el siguiente enlace del blog:
La Sierra de Ayllón
El entorno de los pueblos abandonados de Ayllón

EL PUEBLO:
Encuentra todos los detalles acerca del pueblo de Peñalba de la Sierra en el siguiente enlace del blog:
Peñalba de la Sierra

EL RÍO:
El Arroyo de Cañamar es un pequeño río que se origina de pequeños riachuelos que nacen en la ladera sureste de la Loma del Rocín y en la ladera sur de la Loma de los Colladillos. Tras atravesar Peñalba de la Sierra, discurre por un espectacular cañón antes de desembocar en el río Jaramilla.

LA RUTA:
El recorrido partió de Peñalba de la Sierra. Dejamos el coche en un entrante que hay a la izquierda un poco antes del letrero que indica el nombre del pueblo.

Comenzamos con una fuerte subida campo a través de 1,5 km y 250 m de desnivel, pasando por Las Heras y El Rodeo hasta la cima del Pico del Águila (1507 m). El nombre de este cerro es el que consta en la cartografía del IGN. Luis, uno de los habitantes de Peñalba, nos aseguró que se trataba del Alto de la Cruz y que ellos por «Águila» se refieren al Cerro o Peña del Águila (1650 m), el cuál subimos al final de la ruta. Sea como fuere, lo que está claro es que es mucho más «pico» el segundo que el primero, que no pasa de ser un cerrillo de poca monta.

Descendimos de la cima en dirección oeste con la Morra del Segoviano enfrente y tras dejar unas colmenas a la derecha, llegamos a una pista forestal. De seguirla a la izquierda llegaríamos cerca del Cerro de Peñalba y a la carretera GU-187. La tomamos a la derecha y la pista nos condujo inicialmente por la ladera este de la Morra del Segoviano, desde donde nos pudimos asomar a un pequeño risco con unas vistas privilegiadas del Valle del Arroyo de Cañamar (señalado con waypoint en Wikiloc).

Siguiendo por la pista alcanzamos la parte baja de la Pradera de Cañamar (donde nacen varios riachuelos que darán origen al arroyo del mismo nombre), para posteriormente discurrir con suave pendiente ascendente por la ladera sureste de la Loma del Rocín.

En el km 5,4 de ruta, abandonamos la pista para dirigirnos al collado que teníamos justo arriba a la izquierda. Se trata un collado ubicado a 1702 m de altitud, que sirve de separación entre la Loma del Rocín y la Loma de los Colladillos. La subida es corta pero dura. Son 400 metros campo a través entre piornos y matorral bajo, en los que superamos 100 metros de desnivel. No hay senda y hay que ir buscando las zonas más despejadas y los sitios por donde han pasado las vacas o los jabalíes y los piornos están acostados.

Una vez arriba, tuvimos que saltar una valla de alambre no muy alta para acceder a la pradera del collado.

Desde allí, comenzamos a transitar por la Loma de los Colladillos en dirección SE, pasando por las dos cimas principales, los Riscos 1721 m y 1686 m, este último, un bonito pico que se yergue al norte de El Picozo.

Desde el Risco 1686 m realizamos un empinado descenso hasta el siguiente collado (1604 m), donde nos cruzamos con una pista forestal. De seguirla a la izquierda, llegaríamos a El Fregaceo (donde la pista muere) y si la cogiésemos a la derecha, acabaríamos en la pista inferior que abandonamos para subir a la Loma de los Colladillos. Nosotros simplemente la cruzamos y continuamos de frente por una trocha, que en aproximadamente 400 metros se unió a un sendero más amplio por el que llegamos al Collado de Peñalba (1528 m).

A la altura de unas colmenas que hay a la izquierda, nos unimos a la pista forestal inferior que habíamos abandonado en el km 5,4. Tras unos 400 metros, en una curva pronunciada a la izquierda, la dejamos de nuevo para seguir de frente y subir al Cerro o Peña del Águila.

La ascensión, de aproximadamente 1 km y 120 m de desnivel, es entretenida ya que si se hace directa al geodésico hay que atravesar 2 o 3 prepicos, algún canchal y realizar alguna pequeña trepada.

La cima, ubicada a 1650 m de altitud, es bonita, rocosa y con excelentes vistas, otorgándole a este cerro aires de gran montaña.

El descenso lo hicimos en dirección sur por la Loma de las Cabezas. Tras bajar a un pequeño collado, subimos al último escollo del día, el Risco 1579 m, una montaña no tan difícil de subir como de atravesar.

Tras recrearnos con las vistas de Peñalba y de su vecino Cerro del Águila, descendimos de la cima ayudándonos de las manos. Bordeando el risco por su izquierda y atravesando grandes bloques de piedra entre matorrales, llegamos al collado que precede a la Loma de las Tejoneras, última cumbre antes de que la cuerda muera en el Arroyo de Cañamar.

Ya en el collado (1497 m), abandonamos la Loma de las Cabezas descendiendo por su ladera oeste, primero por unas trochas más o menos evidentes y después por un sendero pedregoso que nos condujo en diagonal hasta llegar a un arroyo bajo la Charca de las Ranas.

Tras cruzar el arroyo, continuamos en dirección sur por la parte baja del Cordel de la Quesera, atravesando Los Llanos y la dehesa boyal de robles malojos, para finalmente terminar en una pista forestal que discurre paralela el cauce del Arroyo de Cañamar, afluente del Jaramilla.

Tomamos la pista hacia la derecha, cruzamos el arroyo y unos 200 m después, llegamos a Peñalba de la Sierra, principio y final de nuestro recorrido.

La dificultad «moderada» de la ruta viene determinada no tanto por la distancia recorrida y el desnivel acumulado positivo (casi 13 km y 677 m, respectivamente) como por su carácter «off-road». Quitando los trozos de pista, el resto es campo a través o por trochas más o menos definidas, lo cuál le añade un punto considerable de dificultad. Las subidas al Cerro del Águila y al Risco 1579 m también son un poco técnicas y hay que tener cuidado, sobre todo si las condiciones son malas.