El Cerrajo desde Cabida por el Camino al Molino de Majaelrayo (Barrancos del Jaramilla)

  • FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
  • FOTOGRAFÍA: iPhone 6s.
  • ZONA: Entorno de los pueblos abandonados de Ayllón, Cañón del río Jaramilla – Sierra de Ayllón central, Sistema Central.
  • DESDE: Cabida (1400 msnm), provincia de Guadalajara.
  • CERCA DE: Cabida, Corralejo, Peñalba de la Sierra, Colmenar de la Sierra.
  • ÉPOCA: mayo de 2019. Tiempo cubierto. Tª: 20-25 ºC.
  • TIPO DE RUTA: lineal, ida y vuelta.
  • DATOS TÉCNICOS:
    • Nivel de dificultad: moderado.
    • Datos descargados de GPS SUUNTO Ambit 3: Longitud: 8,21 km. Desnivel acumulado positivo: 259 m. Desnivel acumulado negativo: 259 m. Cota máxima: 1351 m. Cota mínima: 1249 m. Tiempo empleado: 3 h 33 min (con calma y paradas para fotos y para marcar waypoints). Tiempo en movimiento: 2 h 32 min.
  • MATERIAL: GPS, senderismo.
  • TIPO DE FIRME: sendero, campo a través, carretera (apenas 500 m).
  • AGUA: Fuente en Cabida. Se cruza el Arroyo de San Regalta o de las Cercadillas.
  • SEÑALIZACIÓN: no.

ITINERARIO:
Cabida – GU-184 – Camino al Molino de Majaelrayo – Cruce del Arroyo de San Regalta o de las Cercadillas – Collado oeste de El Cerrajo – Cima de El Cerrajo (1348 m) – Mirador natural sobre el Barranco del Jaramilla y Ren del Peral – Mirador natural sobre la parte norte del Cañón del río Jaramilla – Collado oeste – Camino al Molino de Majaelrayo – Cruce del Arroyo de San Regalta – GU-184 – Cabida.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías, fotos) en el siguiente enlace de Wikiloc:
El Cerrajo desde Cabida por el Camino al Molino de Majaelrayo (Barrancos del Jaramilla)

EL ENTORNO:
Descubre más acerca de la zona en los siguientes enlaces de nuestro blog:
La Sierra de Ayllón
El entorno de los pueblos abandonados de Ayllón
El pueblo de Cabida

LA MONTAÑA:
El Cerrajo (1348 m) es un hermoso cerro ubicado en el Entorno de los pueblos abandonados de la Sierra de Ayllón. De llamativa cumbre rocosa, se alza entre los pueblos abandonados de Cabida y Corralejo, al SE de Cabeza de Cabida y al N de Ren del Peral. Forma parte de la vertiente septentrional del vallejo que recorre el Arroyo de San Regalta o de las Cercadillas después de nacer muy cerca de Cabida; de hecho, la ladera sur de El Cerrajo y la ladera norte de Ren del Peral, ambas abruptas y rocosas, encajonan al Cercadillas en un espectacular barranco antes de su desembocadura en el Jaramilla. Su ladera E, se precipita en vertiginosa pendiente hacia el Barranco del Jaramilla, mientras que la cara N es un excelente mirador del cañón que recorre este río desde su nacimento al S de Peña la Silla.

El Cerrajo (cara oeste) visto desde el Camino al Molino de Majaelrayo.
Vista panorámica de El Cerrajo desde Ren del Peral.
Ladera sur de El Cerrajo.

LA RUTA:
La ruta de hoy asciende al Cerro El Cerrajo (1348 m) desde el pueblo de Cabida. La primera parte del recorrido (hasta el collado oeste) discurre por el Camino al Molino de Majaelrayo y la segunda (del collado a la cima) es campo a través.

Dejamos el coche en la plaza de Cabida, donde está la fuente y la Iglesia de San Miguel Arcángel.

Fuente de Cabida.

Salimos por la carretera por la que habíamos llegado al pueblo (GU-184). A los 250 m, nos desviamos a la izquierda por el Camino al Molino de Majaelrayo.

Salida a la izquierda del Camino al Molino de Majaelrayo.

Los primeros 800 m fueron de bajada por un precioso robledal hasta cruzar el Arroyo de San Regalta o de las Cercadillas. A nuestra izquierda, entre los árboles, pudimos disfrutar de una bonita vista de Cabeza de Cabida y la Peña del Herrero.

Camino al Molino de Majaelrayo.
Cabeza de Cabida (centro) y la Peña del Herrero (derecha).
Robledal.
Peña del Herrero.

Al otro lado del río, continuamos subiendo entre robles paralelos a su cauce.

Abajo, el Arroyo de las Cercadillas.

Poco a poco, el camino se va separando del arroyo a medida que pierde pendiente y los árboles son sustituidos por una variada población de matorral bajo y arbustos, en la que predominan las jaras, la lavanda silvestre y los floridos majuelos. De vez en cuando, una pequeña pedrera o alguna zarza cruzada complicaba un poco nuestro avance.

Al fondo, el Cerro de Corralejo.
Pequeña pedrera.
Bonito contraste del morado de la flor de la lavanda silvestre con la blanca flor de la jara.
Lavanda silvestre.

En el km 2,5 de ruta, dejamos a la derecha un sendero que desciende hacia el arroyo y comenzamos a ver enfrente, en la otra vertiente del vallejo, la abrupta ladera norte del Cerro Ren del Peral, por donde el San Regalta discurre a través de un estrecho barranco antes de desembocar en el Jaramilla.

Trocha de bajada hacia el Arroyo de las Cercadillas (foto tomada en el camino de vuelta).
Al fondo, al otro lado del vallejo, Ren del Peral.

Justo después, el camino hace una larga curva a la izquierda para cruzar el barranco de un pequeño arroyo sin nombre, afluente del Cercadillas. Un enorme canchal preside la cabecera del barranco, perdiéndose hacia arriba hasta la base de la Peña del Herrero.

Al fondo, el camino atravesando el canchal de la ladera sur de la Peña del Herrero.
Canchal hacia la Peña del Herrero.
Hacia abajo, un precioso barranco que desciende hacia el Arroyo de San Regalta.

Unos 400 m después del canchal, divisamos ya con claridad nuestro objetivo, El Cerrajo.

Cara oeste de El Cerrajo.
Vista panorámica de El Cerrajo y los vecinos cerros de Cabeza de Ranas y Ren del Peral.

Un poco después, en el km 3,2 de ruta, llegamos a una pequeña pradera o claro que se abre entre las jaras, en el que de repente perdimos el sendero. Después de dar un breve rodeo buscándolo, por fin encontramos la continuación escondida entre el matorral.

La flecha indica la continuación del sendero.

A partir de ahí, comienza la parte más difícil del recorrido. Durante unos 400 m, el camino discurre por una zona de espeso matorral que nos obligó a ir apartando las jaras, ramas de encina e incluso alguna espinosa zarza.

El Cerrajo desde la parte más angosta del camino.
Aproximándonos al collado oeste.

El pequeño “tormento” terminó al alcanzar el collado oeste, una escondida mini-pradera al pie de la cumbre de El Cerrajo, donde muere el Camino al Molino de Majaelrayo.

Collado oeste.

A la derecha del collado (según miramos a El Cerrajo), identificamos una pequeña trocha por la que avanzar hacia la cima. No creo que sea realmente un sendero, sino simplemente un estrecho pasillo abierto entre las jaras por los jabalíes (vimos más de 10 correteando por la cumbre).

La flecha indica el inicio de la trocha.

Sorteando las jaras, llegamos al pie del gran risco que preside la cumbre, temiendo tener que treparlo para llegar a la cima.

Cruzando el jaral.
Abajo, el pequeño claro del collado oeste.

Sin embargo, a partir de ahí ya todo es más fácil porque, pasando por la izquierda de la gran mole rocosa, rodeamos sin dificultad la cumbre por el norte, para terminar de coronar por el este.

Dejando la gran masa de rocas a la derecha.

Las vistas desde la cima (1348 m) son espléndidas.

Vista S.
Vista SO hacia Corralejo y el Cerro de Corralejo.
Vista NO hacia Cabeza de Cabida.
Vista N: Cañón del río Jaramilla hacia su nacimiento bajo Peña la Silla y el Pico del Granero.
Vista panorámica N.
Vista E hacia la Sierra del Ocejón (al fondo).

Con la idea de asomarnos un poco mejor al Barranco del Jaramilla, descendimos unos metros por la arista sur del cerro hasta la cima secundaria 1335 m, la cual está coronada por un gran hito.

Hito en la cima 1335 m.
A la derecha, la rocosa cima de El Cerrajo vista desde la cima 1335 m.
Vista panorámica detallada hacia el Barranco del Jaramilla desde la cima 1335 m.

Ya de regreso, decidimos encaramarnos a un pequeño promontorio rocoso al norte de la cima de El Cerrajo para tener mejor vista si cabe de la parte norte del Cañón del río Jaramilla. La vista es sencillamente espectacular.

Vista panorámica detallada.

Desde allí, volvimos a Cabida por el mismo camino de la ida.

Majuelos en flor en el Vallejo del Arroyo de San Regalta.
Volviendo por el robledal de Lomo Molino.
Llegando a Cabida.
Cabida.

El recorrido es fácil desde el punto de vista técnico. Su mayor dificultad radica en el último tramo del Camino al Molino de Majaelrayo y en la subida campo a través desde el collado oeste, en los que la espesa vegetación añadió un punto de dureza.

En resumen, una ruta original que une un precioso pueblo abandonado (Cabida) con un cerro muy poco frecuentado (El Cerrajo), pero al que merece la pena subir por su atractivo perfil rocoso y muy especialmente, por las vistas que ofrece desde su posición central en el cauce del río Jaramilla. El Camino al Molino de Majaelrayo y el vallejo que recorre (el del Arroyo de las Cercadillas) son de una gran belleza, sobre todo la parte del robledal a la altura de Lomo Molino.