Tramacastilla de Tena-Bosque del Betato-Ibón de Piedrafita-Hoya Calatuero-Loma Los Costaces-Piedrafita-Betato-Tramacastilla

  • FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
  • FOTOGRAFÍA: iPhone 6s.
  • ZONA: Valle de Tena, Alto Gállego, Pirineo oscense.
  • DESDE: Tramacastilla de Tena (1224 m).
  • CERCA DE: Sandiniés, Escarrilla, Piedrafita de Jaca, Búbal, Saqués, Panticosa, Sallent de Gállego.
  • ÉPOCA: marzo de 2019. Tiempo: despejado. Nieve desde la cota 1400 m. Tª: 10-15 ºC.
  • TIPO DE RUTA: circular.
  • DATOS TÉCNICOS:
    • Nivel de dificultad: moderado.
    • Datos descargados de GPS iPhone 6: Longitud: 16,51 km. Desnivel acumulado positivo: 656 m. Desnivel acumulado negativo: 656 m. Cota máxima: 1651 m. Cota mínima: 1163 m. Tiempo empleado: 6 h 11 min (con calma y paradas para fotos y para comer algo). Tiempo en movimiento: 4 h 36 min.
    • Datos descargados de GPS SUUNTO Ambit 3: Longitud: 16,08 km. Desnivel acumulado positivo: 742 m. Desnivel acumulado negativo: 742 m. Punto más alto: 1691 m. Punto más bajo: 1202 m. Tiempo empleado: 6 h 14 min.
  • MATERIAL: GPS, senderismo, bastones (sin nieve). Raquetas (con nieve).
  • AGUA: fuente en Tramacastilla. Se cruzan los arroyos de los Barrancos de la Barranquera, Gorgol, Boj y Cuasta.
  • TIPO DE FIRME: pista forestal, senderos, trochas, carretera (apenas 500 m).

ITINERARIO:
Tramacastilla de Tena – Camino del Betato – Barranco y Puente del Gorgol – Camino del Vedado – Bosque del Betato – Barranco del Boj – Refugio de las Planas o de Telera – Senda al Ibón de Piedrafita por el Barranco Cuasta – Ibón de Piedrafita – Plano del Ibón – Refugio libre sobre Hoya Calatuero – Hoya Calatuero – Cerro 1678 m – Cerro 1693 m – Loma de Los Costaces – Camino de la Sierra de la Partacua – Parque Faunístico Lacuniacha – Senda de Lacuniacha – Piedrafita de Jaca – Bosque del Betato – Camino del Vedado – Puente Gorgol – Tramacastilla de Tena.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías, fotos) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Tramacastilla de Tena-Bosque del Betato-Ibón de Piedrafita-Hoya Calatuero-Loma Los Costaces-Piedrafita-Betato-Tramacastilla

EL ENTORNO:
El Valle de Tena (en aragonés Val de Tena) está situado en la comarca del Alto Gállego, en el pirineo aragonés y está surcado por el río Gállego de norte a sur. Es fronterizo con el valle francés de Ossau, con el que se comunica a través del paso de Portalet d’Aneu. El límite meridional se encuentra en la Foz de Santa Elena, que lo separa de la Tierra de Biescas, mientras que los límites oriental y occidental los constituyen los valles de Broto y del río Aragón, respectivamente. Su capitalidad la ostenta la villa de Sallent de Gállego. Es uno de los valles más extensos y poblados del Pirineo. Tiene una superficie de unos 400 km² y su altitud oscila entre los 600 metros en su parte más baja hasta superar los 3.000 m en muchas de sus cimas (Balaitus, Gran Facha, Argualas o los Picos del Infierno). Cuenta además con dos grandes embalses: Lanuza y Búbal. Entre sus pueblos destacan: Sallent de Gállego, Lanuza, Escarrilla, Sandiniés, Tramacastilla, Piedrafita de Jaca, Hoz de Jaca y El Pueyo de Jaca. Los tensinos, como se llama a sus habitantes, tienen por patrona a Santa Elena, a quien se venera en un legendario santuario enclavado en la entrada misma del valle. Hasta allí realizan diversas romerías a lo largo del año, siempre muy concurridas.

Algunos valles del Pirineo, entre los que se encuentra el Valle de Tena, se dividían históricamente en quiñones, un tipo de demarcación geográfica propia de esta zona de montaña y especialmente extendida entre los siglos XVI y XVIII. El Valle de Tena lo configuraban tres quiñones: Sallent, Panticosa y La Partacua. El primero lo formaban los pueblos de Sallent de Gállego y Lanuza; el segundo, Panticosa, El Pueyo y Hoz; y el tercero, Tramacastilla, Sandiniés, Escarrilla, Piedrafita, Búbal y Saqués. Los quiñones compartían leyes y privilegios, administrados siempre por las periódicas Juntas Generales del Valle, manteniéndose vigentes hasta 1836.

Tramacastilla de Tena (Tramacastiella de Tena en aragonés) es una localidad española perteneciente al municipio de Sallent de Gállego, en el Alto Gállego (provincia de Huesca, Aragón). Está ubicada en el Valle de Tena, a 1224 m de altitud. Como se ha dicho, junto con Sandiniés, Escarrilla, Piedrafita, Búbal y Saqués, Tramacastilla conformaba el quiñón de la Partacua o Partagua, uno de los tres territorios históricos en los que se dividía el Valle de Tena.

Bibliografía: Tomado y modificado de Wikipedia: Valle de Tena, Tramacastilla de Tena.

LA RUTA:
La ruta de hoy asciende al Ibón de Piedrafita desde Tramacastilla de Tena, atravesando para ello el Bosque del Betato. Desde allí, se dirige al Plano del Ibón y Hoya Calatuero, para posteriormente subir al cerro (1693 m) que se levanta al E de la laguna y disfrutar de un vista privilegiada de la misma. Tras descender por la cuerda de la Loma de Los Costaces, baja hasta Lacuniacha y Piedrafita de Jaca por el Camino de la Sierra de la Partacua, para finalmente volver a Tramacastilla cruzando por segunda vez el Hayedo del Betato.

Salimos del pueblo hacia el SO por las Calles Pigüelo y Betato hasta llegar al origen de la pista denominada “Camino del Betato”.

Saliendo de Tramacastilla.
Enseguida encontramos indicaciones hasta los destinos próximos.
Salida del Camino del Betato.

Caminando con suave pendiente descendente, enseguida atravesamos el Arroyo del Barranco de la Barranquera y 700 m después, llegamos al Puente del Gorgol, que atraviesa el Barranco del mismo nombre. A partir de aquí, la pista pasa a llamarse “Camino del Vedado”.

Arroyo de la Barranquera.
Por el Camino del Betato. Al fondo, las nevadas cumbres de la Sierra de la Partacua.
Puente Gorgol.
Barranco del Gorgol.
Barranco del Gorgol hacia el Embalse de Búbal.

Unos 200 m después, abandonamos la pista para comenzar una exigente ascensión por un sendero que sale a la derecha y que se adentra en el mágico Bosque del Betato. Este fantástico paraje, conocido también como “El Bosque de las brujas” o “El Bosque prohibido del Alto Aragón”, es un bosque encantado, poblado mayoritariamente por hayas que se yerguen sobre un suelo alfombrado de hojas y tan frondoso que la luz apenas entra en él. A lo largo del tiempo, el hayedo se ha rodeado de un halo de misterio, al verse envuelto en múltiples leyendas e historias de brujería y personas poseídas por el demonio. Cuentan que en la primera mitad del S. XVII, concretamente entre los años 1637 y 1643, en aldeas como Tramacastilla, Piedrafita, Sandiniés o Villanúa tuvieron lugar sobrecogedores episodios que afectaron a más de 200 mujeres. Entre otros fenómenos paranormales, las damas sufrían convulsiones, se quedaban mudas, sordas o ciegas, eran capaces de doblar y mover piezas extremadamente pesadas, localizaban objetos ocultos y dominaban distintas lenguas sin haberlas estudiado ni oido previamente. También se dice que sostenían reuniones secretas y que celebraban aquelarres. Detrás de todo ello se presuponía la presencia e influencia del maligno, por lo que la Santa Inquisición, enviada por Felipe IV, tuvo que practicar un exorcismo en masa. Hoy en día, estos hechos se rememoran cada año en la Feria de brujas, mitos y leyendas del Valle de Tena, que tiene lugar a mediados de junio en Sallent de Gállego.

Bibliografía:

Subiendo por el Bosque del Betato.
Unos puntos rojos pintados en árboles y piedras señalan el camino.
Pasadizo verde del Bosque del Betato.

A los 2,8 km de ruta y a unos 1350 m de altitud, salimos del bosque y la nieve comenzó a tapizar el suelo que pisábamos.

Saliendo del Bosque del Betato. Enfrente, Peña Blanca (Sierra de la Partacua).
Vista norte hacia la Punta de los Calcines y el Pimendalluelo.

Subiendo con algo menos de pendiente y alternando tramos de estrecho sendero con tramos de pista que realizamos por el llamado “Camino de la Sierra de la Partacua”, desembocamos en el Barranco del Boj. Desde allí, seguimos remontando el cauce del río en dirección SO y después de vadearlo, llegamos al Refugio de las Planas o de Telera.

Camino de la Sierra de la Partacua. A la derecha, el desvío por uno de los senderos que recorrimos para llegar al Barranco del Boj.
Barranco del Boj. Al fondo, la Sierra de la Partacua.
Vadeando el Arroyo del Boj.
Vista atrás. Abajo, el Barranco del Boj y al fondo, el Valle de Tena.
Llegando al Refugio de las Planas.
Refugio de Telera o de las Planas (a la derecha), al pie de Peña Telera (de frente).

Al sur de la explanada del refugio, cruzamos de nuevo el río y atravesamos el Camino de la Sierra de la Partacua para adentrarnos en el Barranco Cuasta. Siguiendo el arroyo, ascendimos unos 800 m por la llamada “Senda al Ibón de Piedrafita“, un estrecho y pedregoso sendero que nos condujo directamente al extremo NE de la laguna.

Barranco Cuasta.
Senda al Ibón de Piedrafita.
Llegando al Ibón, que está ubicado en un plateau al pie de la Sierra de la Partacua.
Vista atrás desde la llegada al ibón. Al fondo, en el centro, la Punta de los Calcines y el Pimendalluelo (o Punta Tarmañones).

“Ibón” es un término aragonés que hace referencia a un pequeño lago pirenaico de origen glaciar, generalmente ubicado a gran altitud al pie de grandes picos, siendo origen frecuente de ríos y arroyos. Solamente en el Pirineo aragonés hay más de 200 ibones, unos 70 de ellos extendidos por el Valle de Tena. El de Piedrafita es uno de los más accesibles. Está ubicado a unos 1611 m de altitud, en la vertiente nororiental de la Sierra de la Partacua. Al llegar a él, la estampa invernal del ibón helado con las altas y rocosas cumbres de la Partacua detrás nos pareció realmente hermosa. El único “pero”, por ponerle alguno, es que es un lugar bastante concurrido. De hecho, mientras estábamos allí, contamos casi 30 personas que fueron llegando a cuentagotas. Quizá entre semana se pueda disfrutar más de este privilegiado rincón en soledad. Aún así, acercarse a él merece sobradamente la pena.

Ibón de Piedrafita (1611 m).

Ibón de Piedrafita y detrás las cumbres de la Sierra de la Partacua, de izquierda a derecha: Peña Blanca, Peña Parda y Peña Telera.

Ibamos a volver por el mismo camino, pero como venía gente por él, no teníamos prisa y hacía bueno, decidimos seguir hasta la Hoya Calatuero y subir a unos cerros que vimos al E del ibón (Loma de Los Costaces), desde los que imaginamos habría una bonita vista de la laguna. Para ello, nos dirigimos campo a través sobre una fina capa de nieve en perfecto estado hasta el “Plano del Ibón“, una enorme explanada al SE de la laguna y al S de la Loma de Los Costaces.

Dejando atrás el ibón.
Enfrente, Peña Blanca y Corona del Mallo.
Plano del Ibón y detrás, la Sierra de Tendeñera.

Desde allí, continuamos en dirección SE por un sendero por el que van las rutas de la “Red de Senderos de Marcha Nórdica Alto Gállego” que se dirigen hacia El Sarronal, el Arco de Piedrafita y Plana Terrosa. A los 500 m, atravesamos una zona rocosa ubicada al final de la arista NE de Peña Blanca y Corona del Mallo, en la cual encontramos un curioso y pequeño refugio libre construido bajo una enorme piedra.

Refugio abierto sobre Hoya Calatuero.

El sendero sigue atravesando la pedregosa ladera y unos 200 m más adelante, lo abandonamos para descender hacia la izquierda hasta Hoya Calatuero, en cuyo extremo NO hay un refugio más acondicionado que el anterior.

Abajo, Hoya Calatuero. Al fondo a la derecha, el extremo SE de la Sierra de la Partacua.
Vista atrás de la zona rocosa y el refugio sobre Hoya Calatuero. A la izquierda, se ve el sendero atravesando un nevero en la pedregosa ladera.
Desviándonos hacia el NE para descender a la Hoya Calatuero.
A nuestra izquierda, según bajamos, vemos el Refugio de Hoya Calatuero.
Refugio de Hoya Calatuero y sobre él, los riscos donde está el pequeño refugio abierto.
Vista de Peña Blanca y Peña Telera desde Hoya Calatuero.
Vista E desde Hoya Calatuero hacia la Sierra de Tendeñera.

Abandonamos la Hoya hacia el E para admirar, desde la parte alta del Barranco Feneros, la vista del agua azul turquesa del Embalse de Búbal y la Sierra de Tendeñera.

Embalse de Búbal y detrás, la Serra de Tendeñera.

Girando hacia el NO, nos dirigimos de nuevo hacia el Plano del Ibón por un amplio sendero. Antes de llegar al mismo, nos desviamos para ascender por la cuerda al cerro más oriental de los dos que hay al E del Ibón (1678 m).

Dejando atrás Hoya Calatuero y el extremo suroriental de la Sierra de la Partacua.
A la izquierda, según subimos al Cerro 1678 m, podemos ver el Cerro 1693 m.
Vista atrás desde la subida por la cuerda al Cerro 1678 m. Al fondo, Peña Blanca y Corona del Mallo.
Vista O desde el Cerro 1678 m.
Vista NE. Abajo, el extremo norte del Embalse de Búbal y los pueblos de Tramacastilla, Sandiniés y Escarrilla.

Continuando por la cuerda en dirección O, bajamos a un pequeño collado (1668 m) y desde allí, con una pequeña trepada por la ladera nevada, alcanzamos la cima del Cerro 1693 m. Esta humilde montaña, ubicada en el extremo norte de la Loma de Los Costaces, es un excelente balcón desde el que admirar desde una posición elevada y solitaria el Ibón de Piedrafita bajo la Sierra de la Partacua.

Enfrente, la Loma de Los Costaces, detrás de la cuál está el Ibón de Piedrafita.
Ibón de Piedrafita desde el Cerro 1693 m.
Ibón de Piedrafita y Peña Telera.
Vista panorámica de la Serra de la Partacua y el Ibón de Piedrafita.

Tras recrearnos con la vista, descendimos por la nevada Loma de Los Costaces. Esta bajada es cómoda, aunque bastante pendiente en su parte final. La nieve acumulada aquí en mayor cantidad nos dificultó un poco las cosas, pero terminamos desembocando de nuevo sin mayor problema en el Camino de la Sierra de la Partacua (casi a la altura del Refugio de las Planas).

Descendiendo por Los Costaces.
Abajo, el Refugio de las Planas y el Barranco del Boj. Enfrente, la Punta de los Calcines y el Pimendalluelo.

Tomamos la pista hacia la derecha y tras parar a comer algo en un prado un poco apartado de la zona de El Cantal, reanudamos la marcha. En unos 2,5 km de cómodo descenso, llegamos a una pista asfaltada, unos metros por encima de la entrada del Parque Faunístico Lacuniacha.

Descendiendo por el Camino de la Sierra de la Partacua.

Continuamos bajando por la carretera y a los 200 m la dejamos para coger a la izquierda un sendero, por el que en apenas 700 m llegamos a Piedrafita de Jaca.

Desvío hacia Piedrafita de Jaca.
Abajo, el pueblo de Piedrafita de Jaca.
Sendero

Antes de entrar en el pueblo, cogimos una pista a la izquierda en dirección a Tramacastilla. Unos 500 m después, obviamos otro desvío a la izquierda hacia la Ermita de Sta. Cruz y tras pasar por un refugio libre y cruzar un pequeño arroyo, nos adentramos de nuevo en el Bosque del Betato, esta vez por su extremo SE.

Desvío a la izquierda hacia Tramacastilla.
Desvío a la derecha hacia el Bosque del Betato.
Abajo, el campanario de Piedrafita de Jaca.
Enfrente, Tramacastilla de Tena y el Embalse de Búbal.
Enfrente, la Punta de los Calcines.
Pequeño refugio.
Cruce de arroyo.
Entrando en el Bosque del Betato.

De nuevo el bosque, de nuevo la magia, el encanto, los duendes, el silencio, la luz filtrándose a duras penas entre las altas hayas, el recuerdo de antiguas leyendas…

Tras atravesar el bosque de S a N, terminamos por enlazar con la ruta de ida y siguiendo por ella, llegamos de vuelta a Tramacastilla de Tena.

En resumen, una bellísima ruta alpina que lo tiene todo: senderos con encanto, un hayedo mágico, preciosos barrancos sinuosos y un espectacular ibón al pie de unos agrestes e impresionantes picos. Técnicamente fácil e ideal para hacer con raquetas. Nosotros las llevamos pero la nieve estaba dura y sin hielo y no hicieron falta. Si se quiere acceder a la laguna de forma más fácil, se puede subir directamente por el Camino de la Sierra de la Partacua desde Lacuniacha o Piedrafita. En nuestro caso, preferimos subir por senderos evitando la ruta más convencional y concurrida de la pista, bajando de forma más cómoda por ella. El rodeo por el Plano del Ibón, la Hoya Calatuero y la Loma de Los Costaces es opcional, pero es muy bonito y completa el recorrido con una curiosa vista del ibón desde arriba y sin gente, lo que es de agradecer.