Peña Cebollera Vieja (Pico Tres Provincias, 2128 m) y Cascada de los Litueros desde el Puerto de Somosierra

FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
FOTOGRAFÍA: iPhone.
ZONA: Sierra Cebollera, Macizo del Pico del Lobo-Cebollera - Sierra de Ayllón, Sistema Central, Provincias de Madrid, Segovia y Guadalajara.
DESDE: Puerto de Somosierra (1445 m, N-I km 92,5).
CERCA DE: Somosierra, Robregordo, Santo Tomé del Puerto, Cerezo de Abajo y de Arriba.
ÉPOCA: abril de 2013. Tiempo: despejado.
TIPO DE RUTA: circular.
NIVEL DE DIFICULTAD: moderado.
Datos descargados de GPS GARMIN: Longitud: 17,83 km. Desnivel acumulado positivo: 840 m. Desnivel acumulado negativo: 840 m. Cota máxima: 2119 m. Cota mínima: 1328 m. Tiempo empleado: 7 h 40 min (con calma y paradas para fotos y para comer algo). 
MATERIAL: GPS, senderismo (sin nieve). Raquetas, crampones (nieve, hielo).
AGUA: Fuentes de Prado Antón y de los Pocitos. Se cruza el Arroyo del Caño o Reajo del Oso, el Arroyo de la Peña del Chorro y el Arroyo de las Pedrizas. Cascada de los Litueros.
TIPO DE FIRME: Pista forestal, trochas campo a través, senda cimera, cortafuegos.

ITINERARIO:
Puerto de Somosierra (1445 m) – Prado Antón – Cuchar Quemado (2045 m) – Cabeza del Tempraniego (2069 m) – Cerro del Recuenco (2083 m) – Peña Cebollera Vieja o Tres Provincias (2128 m) – Peñas del Reajo del Oso – La Breña – La Majada – Fuente de los Pocitos – Cuesta Molino – Cascada de los Litueros, El Chorro – N-1A- Puerto de Somosierra.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Peña Cebollera Vieja (Pico Tres Provincias, 2128 m) y Cascada de los Litueros desde el Puerto de Somosierra

EL ENTORNO Y LAS MONTAÑAS:
Descubre más detalles acerca de la zona en los siguientes enlaces de nuestro blog:
La Sierra de Ayllón
Macizo del Pico del Lobo-Cebollera
Sierra Cebollera

LA MONTAÑA:
La Peña Cebollera Vieja o Pico de las Tres Provincias es una montaña de 2128 m de altitud ubicada en el extremo occidental de la Sierra de Ayllón. Su cima tiene la particularidad de ser el lugar de confluencia de las provincias de Madrid, Segovia y Guadalajara (de ahí su segundo nombre) y de ser el punto más septentrional de la Comunidad de Madrid.

El Tres Provincias forma parte de un pequeño cordal secundario del Macizo del Pico del Lobo denominado Sierra Cebollera, que se extiende de norte a sur desde su cumbre hasta la Cebollera Nueva (1834 m), pasando sucesivamente por el Cerro del Recuenco (2083 m), Cabeza del Tempraniego (2069 m), Cuchar Quemado (2045 m), Alto de la Fuente de Cabezuelas (1885 m) y el Alto de la Pinilla (1821 m). Además, es parte de la «Reserva Natural del Macizo del Pico del Lobo-Cebollera«, lo que tiene sentido, ya que en realidad la Cebollera Vieja es el extremo sur-occidental de la «Cuerda de la Pinilla», un cordal que desde el Cerro del Aventadero (2006 m) llega hasta el Tres Provincias pasando por Las Peñuelas (2215 m), Pico del Lobo (2274 m), Alto de las Mesas (2257 m), Cervunal (2195 m) y Los Picachos (2121 m).
Otra curiosidad de la Cebollera Vieja es que en sus estribaciones nacen dos ríos importantes, el Duratón al oeste (confluencia de los Arroyos de la Peña del Chorro y de Las Pedrizas) y el Jarama al sureste.

LA CASCADA:
La Cascada de los Litueros, también llamada Chorro de Somosierra o Chorrera de los Litueros, es un espectacular salto de agua ubicado al pie de la vertiente suroeste de Peña Cebollera Vieja o Pico de las Tres Provincias. Con casi 40 m de altura, está considerada la cascada más alta de la Comunidad de Madrid. Su caída está escalonada en 4 saltos, siendo el primero y el último los más prominentes. El primero de ellos se precipita desde unos 1470 m de altitud, a través de una estrecha hendidura labrada al pie de los farallones de la Peña el Chorro. El caudal de la cascada puede variar mucho en función de la época del año y de la intensidad de las precipitaciones invernales. Las aguas que la alimentan son las del Arroyo de la Peña del Chorro, que a su vez recibe las del Arroyo del Caño o Reajo del Oso. Un poco más abajo de la cascada, el Arroyo de la Peña del Chorro y el Arroyo de las Pedrizas se juntan, dando lugar al Río Duratón.

LA RUTA:
La ruta de hoy es una circular que asciende a la Peña Cebollera Vieja desde el Puerto de Somosierra, bajando por la Cascada de los Litueros.

Precioso y soleado día a principios de primavera, en pleno deshielo. Partimos del Puerto de Somosierra (1445 m), cogiendo una pista que sale a la izquierda de la Estación de Servicio (por entonces de Cepsa). Tras obviar un temprano ramal a la derecha, comenzamos a subir por el PR-23 por la zona de Prado Antón, donde está la fuente del mismo nombre. Estas primeras rampas, con los músculos fríos y el copioso desayuno en la tripa, se hicieron duras.

A los 2,9 km de ruta, dejamos el PR-23 para coger un ramal a la izquierda. Tras 1,2 km, a unos 1750 m de altitud, abandonamos la pista para seguir campo a través hacia la derecha por una trocha por la que realizamos una dura ascensión entre piedras y agua del deshielo de 900 m de longitud y 245 m de desnivel (pendiente media del 27%). De esta forma, a casi 2000 m de altitud, alcanzamos la pista forestal que recorre la cuerda de la Sierra Cebollera. Siguiendo hacia la derecha (dirección SO), en unos 300 m alcanzamos sin problemas la cima del primer 2000, Cuchar Quemado (2045 m). Para coronar, tuvimos que salirnos ligeramente de la pista forestal y recorrer los últimos metros campo a través. Arriba nos encontramos las ruinas de una antigua majada.

Tras volver a la pista forestal, continuamos por ella en dirección N-NE y en un cómodo sube y baja llegamos a Cabeza del Tempraniego (2069 m).

La siguiente cumbre es el Cerro del Recuenco (2083 m).

Pasado éste, afrontamos la subida final hasta la cima de la Peña Cebollera Vieja o Pico de las Tres Provincias (2128 m). Realmente, el mapa del IGN señala Peña Cebollera (2124 m) un poco antes que el Tres Provincias, que es donde está el geodésico.

Al ser totalmente redondeada, no es de las cumbres más bonitas de Ayllón, pero las vistas de las provincias de Guadalajara, Segovia y Madrid, el Macizo del Pico del Lobo y las lejanas cumbres nevadas de la Cuerda Larga y Peñalara son impresionantes. El único «pero» es que antaño, algún político burócrata, de zapatos de ante y tonto de salón, permitió que solaran el suelo con piedras y cemento para imitar un área recreativa de un campo de golf marbellí. Aún así, ni esta desgraciada idea puede restarle grandeza a esta magnífica montaña, a cuyos pies nace el río que inmortalizara Rafael Sánchez Ferlosio en el libro por el que recibió el premio Nadal (El Jarama, 1955).

Descendiendo campo a través hacia el SO, volvimos a coger la pista forestal que habíamos abandonado en el Recuenco, por la que bordeamos la Peña de los Abantos y cruzamos las estrenadas aguas del Reajo del Oso o Arroyo del Caño. Unos metros después, dejamos la pista para bajar por un cortafuegos hasta desembocar en una pista forestal a la altura de La Breña. La tomamos a la derecha y tras pasar por la Fuente de los Pocitos en el área de La Majada, comenzamos a bajar por una pista pedregosa que discurre paralela a la A-1.

El duro descenso termina en la Cuesta Molino, pasada la cual nos desviamos levemente a la izquierda cruzando un par de cercas para visitar la preciosa Cascada de los Litueros. El Chorro inferior estaba hoy impresionante, con el gran caudal motivado por el deshielo generando un ruido ensordecedor al romper sobre las rocas.

Tras regresar al camino, cruzamos el Arroyo de la Peña del Chorro y el Arroyo de las Pedrizas y llegamos a la antigua carretera N-1A, por la que recorrimos el km restante en suave subida hasta llegar al coche.

La dureza del recorrido vino determinada por la distancia recorrida (casi 18 km), el desnivel acumulado positivo de más de 800 m y la ascensión campo a través a Cuchar Quemado. Técnicamente es fácil si no hay nieve. Unos meses después subimos con nieve y la cosa cambia bastante.

En resumen, una magnífica ruta que recorre los dosmiles de Sierra Cebollera, picos de lomas redondeadas pero con magníficas vistas. El espectacular paraje de la Chorrera de los Litueros puso la guinda.