Por la Campiña del Henares (Monte de Pedro Crespo, Molino de Viento de Viñuelas) y las Rañas de la Caén y Matarrubia

FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
FOTOGRAFÍA: iPhone 11 Pro.
ZONA: La Campiña del Henares, Rañas de Matarrubia, Villaseca y Casa de Uceda - sector occidental de la provincia de Guadalajara.
DESDE: El Cubillo de Uceda (885 m), provincia de Guadalajara.
CERCA DE: El Cubillo de Uceda, Viñuelas, Villaseca de Uceda, Matarrubia, Casa de Uceda.
ÉPOCA: enero de 2019. Tiempo: niebla. Tª: 8-9 ºC.ÉPOCA RECOMENDADA: mejor fuera de los meses de verano.
TIPO DE RUTA: circular.
NIVEL DE DIFICULTAD: moderado. Técnicamente: fácil.
Datos descargados de GPS SUUNTO Ambit3: Long: 35,13 km. Desnivel acumulado positivo: 336 m. Desnivel acumulado negativo: 336 m. Cota máxima: 932 m. Cota mínima: 737 m. Tiempo: 3 h 35 min (con calma y paradas para hacer fotos y para marcar waypoints).
MATERIAL: bicicleta de montaña.
AGUA: Fuente en Villaseca de Uceda, Fuente del Pozo (que no es tal, sólo una charca) y Fuente en Casa de Uceda (en la Iglesia de San Bartolomé). Se cruzan los arroyos de las Viñas, del Monte, de Valdenuño, de los Pozuelos, de Fresnedillo, de Matarrubia y de Casa de Uceda.
TIPO DE FIRME: pista forestal, sendero y carretera (apenas 1 km).

ITINERARIO:
El Cubillo de Uceda – G-201 – La Pascuala – Arroyo de las Viñas – Arroyo del Monte – Valdehaz – Monte de Pedro Crespo (907 m) – Laguna del Monte – Arroyo de Valdenuño – Viñuelas – Molino de Viento de Viñuelas – Viñuelas – Monte la Encina – Villaseca de Uceda – Arroyo de los Pozuelos – Cañada de las Navas de la Guijosa – Fuente del Pozo – La Lámpara – Cruce de la CM-1001 – Camino de Marisancha – Mirador de las Rañas de la Caén – Arroyo de Fresnedillo – Arroyo de Matarrubia – Camino de la Ermita de la Virgen de los Olmos – Ermita de la Virgen de los Olmos – Alto de El Coto (882 m) – Charcos Hondos, Nacimiento del Arroyo de Casa de Uceda – Barranco de la Fuente – Casa de Uceda – Camino del Destacamento – El Cubillo de Uceda.

Descárgate la ruta y accede a más información (mapas, waypoints, altimetrías, fotos) en el siguiente enlace de Wikiloc:
Por la Campiña del Henares (Monte de Pedro Crespo, Molino de Viento de Viñuelas) y las Rañas de la Caén y Matarrubia

LA ZONA:
La Campiña del Henares es una comarca que se extiende entre la orilla oeste del río Henares y la orilla este del Jarama. Administrativamente, agrupa municipios de la zona este de la Comunidad de Madrid y del oeste de la provincia de Guadalajara.

Las Rañas de Matarrubia, Villaseca y Casa de Uceda

LA RUTA:
La ruta de hoy es una vuelta circular por La Campiña del Henares gualadajareña y las Rañas de los Arroyos de la Caén y Matarrubia.

Día espectacular para la práctica del BTT. Un poco de frío, algo de barro en los caminos y una deliciosa niebla de salida que envolvía campos, vallejos, caminos y arroyos, creando una atmósfera mágica.

Partimos de El Cubillo de Uceda. Dejamos el coche en la glorieta que hay a la entrada este del pueblo, donde mi hijo había quedado con el equipo ciclista del Sanse para entrenar. Atravesamos el pueblo pasando por la bonita Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y salimos del mismo por la GU-201.

Tras poco más de 1 km, nos desviamos por una pista a la izquierda en dirección a La Pascuala y cruzamos sucesivamente los Vallejos de los Arroyos de las Viñas y del Monte.

Una dura rampa por el último de ellos nos subió hasta la zona de Valdehaz, donde en una bifurcación nos desviamos a la izquierda para adentrarnos en el encinar del Monte de Pedro Crespo. En este tramo el camino parece perderse en un par de ocasiones, en las que tuvimos que pedalear entre los surcos arados de un extenso prado anexo, pero yendo pegados a la arboleda retomamos la senda sin problemas. En el lugar en el que el mapa del IGN marca el punto más alto del Monte de Pedro Crespo (907 m) hay una curiosa construcción en ruinas y un vértice geodésico.

Un poco más adelante, pasamos junto a la Laguna del Monte (que hoy sí tenía agua), donde giramos a la derecha para enlazar con la pista que une La Suelta con Viñuelas cruzando el Vallejo del Arroyo de Valdenuño.

Una vez en Viñuelas, rodeamos el pueblo por el oeste y pasando por la Ermita de la Soledad, el Paseo de las Cruces y el cementerio, llegamos al Molino de Viento. Este fotogénico molino restaurado, que nada tiene que envidiar a sus homólogos de La Mancha, está ubicado a las afueras de Viñuelas, dominando desde su posición estratégica en lo alto de un cerro la preciosa Vega del Torote.

Deshaciendo lo andado, volvimos a Viñuelas y callejeamos un poco por el pueblo pasando por la Iglesia de San Lorenzo.

Al fondo del mismo, cruzamos la carretera CM-1002 y cogimos una pista que sale por detrás de la gasolinera en dirección N. Bordeando el Monte la Encina por su límite occidental, llegamos a Villaseca de Uceda. En este tramo, el camino vuelve a «diluirse» durante unos metros porque el paisano que aró el campo anexo se pasó de frenada y lo incorporó a su terreno. Visto lo visto, empiezo a creer que es una insana costumbre por estas tierras. Ello nos obligó a desviarnos transitoriamente por un sendero entre el encinar, para reincorporarnos a la pista más adelante.

Atravesamos Villaseca y salimos por una pista que parte de su extremo N. Pasada una granja que hay a la derecha, cruzamos sobre el Arroyo de los Pozuelos y nos desviamos a la izquierda por la Cañada de las Navas de la Guijosa.

Tras pasar por la Fuente del Pozo (más bien una charca) y la zona de La Lámpara, abandonamos la cañada para seguir por el Camino de la Vereda y cruzar la carretera CM-1001.

Después de algo más de 1 km nos cruzamos con el Camino de Marisancha, que viene por la izquierda desde Casa de Uceda. Lo tomamos hacia la derecha. Inicialmente, el camino recorre la cabecera del Barranco del Arroyo de la Caén. Merece la pena parar y asomarse a sus Rañas porque la vista es impresionante.

A los pocos metros, giramos casi 180º y realizamos un rápido descenso entre los Barrancos de la Caén y Fresnedillo. Una vez abajo, cruzamos los Arroyos de Fresnedillo y Matarrubia en una zona muy embarrada y desembocamos en el Camino de la Ermita de la Virgen de los Olmos.

Seguimos por la izquierda y recorrimos la Vega del Matarrubia, preciosa en esta época, en dirección O. Tras un tramo cómodo, dejamos a la derecha las curiosas Rañas del Cerro Mata y el Barranco de Valdepino y a esa altura el camino se enrevesa un poco, con varios cruces sobre el arroyo. Los dos últimos son difíciles de pasar en bici, ya sea por balsas de agua o por las profundas cárcavas del terreno.

Tras pasar bajo la carretera CM-1052, llegamos a una bifurcación en la que seguimos por la izquierda para cruzar por última vez el Arroyo de Matarrubia y dejando la Vega del Jarama a la derecha, llegar a la Ermita de la Virgen de los Olmos.

Pasado el templo, afrontamos la subida al Alto de El Coto (882 m), que salvo una pedregosa rampa inicial, es dura de pendiente pero discurre por una pista en muy buen estado.

Desde alli bajamos hasta Charcos Hondos, punto en el que confluyen los Barrancos de Charcos, de Valdefuente y de la Fuente para dar lugar al Arroyo de Casa de Uceda.

Pasamos sobre el incipiente arroyo (con poca agua por cierto) y afrontamos una exigente pero corta ascensión por el Barranco de la Fuente hasta Casa de Uceda. Cruzamos el pueblo pasando por la Plaza Mayor, la Iglesia de San Bartolomé y la Calle Mayor.

Saliendo del mismo por el SO llegamos al cementerio, donde tomamos una larga pista que tras enlazar con el Camino del Destacamento, nos condujo de vuelta a El Cubillo de Uceda.

Técnicamente, a excepción de los dos mencionados cruces del Arroyo de Matarrubia, la ruta es fácil, al discurrir por pistas y caminos en buen estado. La dureza del recorrido vino determinada por el barro acumulado debido a las lluvias recientes y por las subidas a Valdehaz, el Alto de El Coto y Casa de Uceda.

De todas las rutas que he realizado por estas tierras gualadajareñas, y ya van unas cuantas, ésta es para mi una de las más espectaculares, ya que combina el suave paisaje de La Campiña del Henares con la singular y salvaje belleza de las Rañas de los Arroyos de la Caén y Matarrubia. Eso sí, mejor no realizarla en los meses de calor ya que perderá gran parte de su encanto.